Héctor Huerto, la Colección Documental (CDIP) y los derechos de autor (otra vez)

En 2017, a solicitud de Héctor Huerto, escribí el prólogo a una edición digital de los tomos sobre Tupac Amaru que integraban la gran Colección Documental de la Independencia Peruana, publicada, como es sabido, en ocasión del sesquicentenario de la independencia. La edición digital fue publicada en coedición por ACUEDI, el Congreso de la República y el Fondo Editorial de la UPC. Grande fue mi sorpresa cuando pude ver la edición digital y comprobé, como muchos otros, que Héctor Huerto, el encargado de estas nuevas ediciones, aparecía como editor en las carátulas, excluyendo los nombres de los editores originales, Carlos Daniel Valcárcel para los tomos sobre Tupac Amaru, y Ella Dunbar Temple para los tomos correspondientes a la rebelión de Huánuco de 1812. Muchos colegas se quejaron, con razón, argumentando que era un plagio y un agravio a los editores y a los lectores. Expliqué, en ese momento, que Marissa Bazán, autora del nuevo prólogo sobre Huánuco, y yo, no teníamos conocimiento de que Huerto iba a omitir los nombres de los editores originales. Huerto nos prometió que iba a corregir el problema y cambiar las carátulas y yo acepté la situación como un malentendido. A la luz de acontecimientos posteriores, es obvio que me equivoqué.

Me alegré hace poco al ver que habían aparecido otros tomos de la CDIP, bajo la supervisión de Dante Trujillo. Es una importante iniciativa y ojalá se pueda publicar la colección completa. (Los tomos sobre Tupac Amaru también incluyeron los textos de otra colección documental, la del “Bicentenario de la Revolución Emancipadora de Tupac Amaru”). Ahora sí, se trata de ediciones digitales con el debido reconocimiento de las originales y dan crédito a los editores. Sin embargo, anoche me di con una sorpresa nada grata en Amazon.com. Héctor Huerta/ACUDEI ofrece copias en versión digital (gratis en Kindle) y en papel ($25) de las memorias de Juan Bautista Tupac Amaru, 40 años de cautiverio.

Es un libro que conozco bastante bien. Lo he usado para investigaciones anteriores y, en tiempos recientes, lo he consultado mucho para un proyecto de libro que está por aparecer. Accedí al documento por Kindle y se trata del mismo texto que apareció en la CDIP, tanto en la edición original en papel (en ese entonces en tomo 2, 3) como en la versión digital (tomo 2). Una vez más, no se menciona a Carlos Daniel Valcárcel como editor ni al gran Francisco Loayza, quien estuvo encargado de preparar la mejor edición del libro en 1941, que fue la base para la reedición de Valcárcel. Sus nombres no aparecen para nada. Más aún: en la notas donde aparecía CDV; para indicar que era una nota de Valcárcel y no de Loayza, esas iniciales han sido eliminadas. 

A través de todo el libro solo aparece Héctor Huerto como “editor”, y el lector va a pensar que él se hizo cargo de preparar el texto y escribir las notas. Nada más lejos de la verdad. Lo que Huerto ha hecho es duplicar, como si fuera una edición propia, aquella que apareció en 2017. Ahora solo aparecen Huerto y ACUEDI: no encontré ninguna mención de la edición de 2017 ni de las anteriores.

Hay que decirlo claro: se trata de un plagio descarado, que revela una enorme deshonestidad. Debo admitir mi negligencia por no haber hecho más cuando surgió la controversia en 2018 y 2019. En lugar de confiar en Huerto debí haber sido más contundente en denunciar su dudosa conducta. Doy toda la razón a los críticos y reconozco mi error. Este “libro”; es un agravio a Juan Bautista Tupac Amaru, Francisco Loayza, Carlos Daniel Valcárcel y a todos los que trabajaron en la Colección Documental de la Independencia. De hecho, incluso UPC y el Congreso de la República podrían reclamar pues Huerto está vendiendo una edición colectiva como si fuera suya. Héctor Huerto y ACUDEI tienen que responder y, en lo inmediato, sacar de circulación esa edición espuria que trafica con la buena fe de lectores e investigadores.


Leave a Reply