La muerte de Tupac Amaru, Micaela Bastidas y otros, 18 de mayo 1781 (según Markham) ENGLISH BELOW

Tupac Amaru execution. Source: Tupac Amaru Metafora y Memoria

Mientras escribía The Tupac Amaru Rebellion pude apreciar la prosa del geógrafo inglés Clements Markham (1830-1916). Markham fue un agudo observador y su prosa permanece fresca incluso hoy en día. En Perú, país que visitó en 1852 y sobre el cual escribió su Historia del Perú, y otros libros más, no solo empleó sus talentos como geógrafo y explorador para observar la naturaleza sino que también dialogó con las personas y rastreó documentos. Markham nos dejó una de las mejores descripciones de la ejecución de Tupac Amaru, Micaela Bastidas y otros rebeldes llevada a cabo el 18 de mayo de 1781. El episodio le causó horror y lo consideró el inicio del fin del dominio español en el Perú.


“No se encuentra entre todos los anales del barbarismo, un solo documentos que iguale a este en su bellaquería y feroz brutalidad; y esto ha sido dictado apenas hace un siglo, por todo un Oidor español. Esta horrenda sentencia, con todas sus atrocidades fue llevada a cabo al pie de la letra. El 18 de mayo de 1781 hizo rodear la plaza por los soldados españoles y por sus tropas de negros; y saliendo los diez ajusticiados de la iglesia de los Jesuitas, marcharon al patíbulo. Una de estas víctimas fue el ilustre patriota Tupac Amaru; en la mañana lo visitó en prisión el Visitador Areche y trató de hacerle declarar quienes eran sus cómplices en la rebelión. ‘Vos por opresor del pueblo y porque os habéis hecho ya insoportable, y yo por haber tratado de libertarlo de tanta tiranía.

Las otras víctimas fueron: su esposa Micaela, sus dos hijos Hipólito y Fernando, su hermano político Antonio Bastidas, su tío Francisco; Tomasa Condemaita, señora vecina de Acos, y tres de sus caudillos. Primero ahorcaron a Bastidas y a los tres capitanes; a los otros los cargaron de cadenas, los metieron en unos sacos que se usaban para empacar el mate o yerba del Paraguay y los hicieron arrastrar de espaldas por caballos, hasta el centro de la plaza; a Francisco, tío del Inca y hombre de cerca de ochenta años y á Hipólito Tupac Amaru mozo de veinte, se les arrancó la lengua y se les aplicó la pena del garrote con un tornillo de hierro, el primero que se vio en el Cuzco. En seguida se colocó a Micaela, la querida e idolatrada esposa del Inca, sobre el mismo patíbulo, se le cortó la lengua y en presencia de su torturado esposo, , se le colocó el tornillo al cuello, con lo que sufrió horriblemente, por tener el pescuezo demasiado pequeño y el tornillo no ajustar bien; viendo que de este modo no podían acabar de matarla, le echaron un lazo al cuello y jalaban fuertemente de él, dándole horribles puntapiés en el pecho y en el estómago, de este modo pusieron fin a sus sufrimientos. El Inca subió en seguida al tabladillo, se le quitaron los grillos y esposas y se le arrancó la lengua; después se le tendió en el suelo, se le amarraron fuertemente las muñecas y los tobillos a la cincha de cuatro caballos, haciéndolos partir simultáneamente en distintas direcciones. Cuando se levantó el cuerpo en el aire, Fernando, el hijo menor del Inca, niño de diez años a quien se le obligó a presenciar la inmolación de su padre, lanzó un grito desgarrador, grito que por muchos años repercutió en el corazón de todos los concurrentes, acrecentando su odio contra los opresores. Fue este grito la sentencia de muerte de la dominación española en la América del Sur.

Pero aún no habían terminado estos horrores: los caballos no partieron en el mismo instante, de modo que al mutilado cuerpo le quedaron aún varios momentos de vida; por último el cruel y neroriano Areche, que presenciaba el sacrificio desde una de las ventanas del antiguo colegio de los Jesuitas, ordenó que le cortasen la cabeza. Al niño Fernando se le hizo pasar por debajo del tabladillo y se le condenó a cárcel perpetua”.

Fuente: Historia del Perú, 144-5.

 

* * *

 

While writing The Tupac Amaru Rebellion I came to appreciate the pen of the English geographer Clements Markham (1830-1916). He was a keen observer and his prose remains fresh today. In Peru, which he first visited in 1852 and which he wrote about in The History of Peru, Travels in India and Peru, and other books, he not only used his skills as a geographer-explorer to observe nature but also chatted with people and tracked down documents. Markham left us one of the best descriptions of the May 18, 1781 execution of Tupac Amaru, Micaela Bastidas, and other rebels. The event horrified him and he interpreted it as the beginning of the end for Spanish rule in Peru.
“In the annals of barbarism there is probably not to be found a document equalling this in savage brutality and folly: and this was written by a Spanish judge, barely a century ago.

The hideous crime was literally carried into effect in all its revolting details. On Friday, the 18th of May, 1781, after the great square had been surrounded by Spanish and negro troops, ten persons were brought forth from the church of the Jesuits. One of these was the illustrious patriot Tupac Amaru. He had been visited in the early morning in his prison by Areche, who urged him to betray all his accomplices in the rebellion. “You and I,” he replied, “are the only conspirators, you for oppressing the country with exactions which were unendurable: and I for having wished to free the people from such tyranny.” The others were his wife Micaela, his two sons Hipolito and Fernando, his brother in law Antonio Bastidas, his uncle Francisco, his brother in law Antonio Bastidas, his uncle Francisco, Tomasa Condemaita, a lady of Acos, and three captains. Bastidas and the captains were hung at once. The rest were heavily chained, tied up in the bags which are used for packing mate or Paraguay tea, and dragged backward into the center of the square by horses. Francisco and Hipolito Tupac Amaru, the one and old man verging on four score, the other a youth of twenty, then had their tongues cut out and with Tomasa Condemaita, they were garroted with an iron screw, the first had been seen at Cusco. Micaela, the beloved and devoted wife of the Inca, was then placed on the same scaffold, her tongue was cut out, and the screw was placed round her neck, in the presence of her agonizing husband. She suffered cruelly, because her neck was so small that the screw failed to strangle her. The executioners then put a lasso round her neck and pulled different ways, kicking her in the stomach and bosom at the same time until at last they killed her. The Inca himself was then taken into the centre of the square, his chains were removed, and his tongue was cut out. He was thrown on the ground, lassoes secured to the girths of four horses were fastened to his wrists and ankles, and the horses were made to drag furiously in different directions. As the body was thus raised into the air, the Inca’s youngest son Fernando, a child of ten years who had been forced to witness this hideous massacre of his relations, uttered a heart rending shriek, the knell of which continued to ring in the ears of those who heard it to their dying day. It was the death knell of Spanish rule in South America.

But these unspeakable horrors were not yet over. The horses did not pull together, and the body remained suspended in agony for many minutes. At last the brutal miscreant Areche, who was gloating on the scene from a window in the college of the expelled Jesuits, caused the head to be cut off. The child Fernando was then passed under the scaffold, and sentenced to penal servitude for life.”

Source: A History of Peru, 205-7.

La foto proviene del mural que se encuentra en la ciudad de Cusco. La imagen proviene de aqui.

See also: The Killing of Tupac Amaru II: the Death Knell of Spanish Rule


Comments

La muerte de Tupac Amaru, Micaela Bastidas y otros, 18 de mayo 1781 (según Markham) ENGLISH BELOW — 7 Comments

  1. Pingback: The Hero and Rebel Túpac Amaru Honored Today - Cuzco Eats

  2. muy amablemente discrepo en cuanto a la historia que se maneja de Micaela Bastidas y José Gabriel Condorcanqui “Tupac Amaru II” en lo siguiente:
    – A Micaela Bastidas, le cortan la lengua sólo después de muerta.
    – En cuanto a Tupac Amaru II, los caballos no pudieron mutilarlo.

    atte.

    Edivia

  3. Pingback: 18 de Mayo, Muerte de Túpac Amaru y Micaela Bastidas |

  4. Las barbaridades que realizaron en la epoca de la Conquista / Virreynato por los españoles en el Imperio, fueron de carniceros y en nombre de Dios por su Iglesia Catolica.
    Pero los peruanos lucharon y supieron guardar sus costumbres, religion entre sus pueblo..lo cual disfrutamos ahora , siendo nuestro Patrimonio Cultural.
    La historia contada por los Europeos sobre el Antiguo Peru …esta muy fuera de la realidad, hoy podemos saber que Gran Politica se aplico en sus gobiernos. Conciderada una Cultura Superior a nivel Mundial.
    Todo un Imperio sometido a hierro y fuego….pero lucharon y protegieron sus valores.
    Hoy los peruanos hemos caido de rodillas y no luchamos , sobrevivimos a esta barbarie actual.

  5. Pingback: The Hero and Rebel Túpac Amaru Honored Today - Cuzco Eats

  6. Debe quedar claro que Tupac Amaru no fue descuartizado por los caballos.
    Se le cortó la lengua y finalmente le cortaron la cabeza y extremidades.
    Su muerte fue atroz, pero muchas atrocidades se cometieron en ese levantamiento; de ambos lados, eso sí.
    Cabría profundizar en el papel que desempeñó Mateo Pumacahua para entender todas las circunstancias y las razones de la derrota.

  7. ´TUPAC AMARU II NACIÓ PARA LA INMORTRALIDAD
    EL 18 DE MAYO DE 1781
    Dr. Godofredo Arauzo

    Al ensañamiento se añadiría la burla y mientras llegaba el postrero
    instante del cumplimiento de la sentencia, se forjaron once coronas de
    hierro con puntas muy agudas que le pusieron en la cabeza, en
    representación de los 11 títulos que se dio, entre ellos de emperador.
    Igualmente le colocaron un collar de hierro en el cuello con 2
    platinas rodeadas de puntas muy pesadas que simbolizaba la orden del
    Gran Paitití del que se tituló Gran Maestro. Por la parte posterior de
    la cabeza le introdujeron 3 puntas de hierro ardiendo que le salían
    por la boca, demostración de los 3 bandos que mandó publicar; uno de
    ellos declarando al Rey Católico usurpador sacrílego de sus dominios.
    En las primeras horas del día del cumplimiento de la sentencia,
    Areche, que dictó su muerte se confesó y comulgó por las almas que
    iban a ser ajusticiadas y luego dio la orden para que se diera
    cumplimiento a la bárbara sentencia.
    El 18 de Mayo de 1781 se cumplió la ejecución de Túpac Amaru, su
    familia y sus seguidores. Este hecho luctuoso describe un testigo
    ocular con las siguientes palabras:
    “El 18 de Mayo de 1781, después de haber cercado con milicias la
    ciudad del Cuzco, que tenían sus rejones y algunas bocas de fuego y
    cercado la horca de 4 caras con el cuerpo de mulatos y huamanguinos
    arreglados todos con fusiles y bayonetas caladas, salieron de la
    compañía de Jesús nueve sujetos: José Verdejo, Andrés Castelo, Antonio
    Oblitas (que ahorcó al general Arriaga), Antonio Bastidas, Francisco
    Túpac Amaru, Tomasa Condemaita cacica de Acos, Hipólito Túpac Amaru
    hijo del traidor, Micaela Bastidas su mujer y el insurgente José
    Gabriel. Todos salieron a un mismo tiempo, uno tras otro, con sus
    grillos y esposas, metidos en unos zurrones donde se trae yerba del
    Paraguay, arrastrados a la cola de los caballos, acompañados por
    sacerdotes que los auxiliaban, custodiados por las correspondientes
    guardias, llegaron al pie de la horca y le dieron por medio de dos
    verdugos las siguientes muertes:
    A Verdejo, Castelo y Bastidas se les ahorcó llanamente, a Francisco
    Túpac Amaru tío del insurgente y a su hijo Hipólito se les cortó la
    lengua antes de arrojarlos de la escalera de la ahorca y a la india
    Condemayta se le dio garrote en el tabladillo, que estaba dispuesto
    con torno de fierro que a este fin se había hecho y que jamás habíamos
    visto por acá: habiendo Túpac Amaru y su esposa visto con sus ojos
    ejecutar estos suplicios hasta de su hijo Hipólito que fue el último
    que subió a la horca. Luego subió Micaela Bastidas al tablado, donde
    se le cortó la lengua y se le dio garrote, en que padeció infinito porque teniendo el cuello muy delicado el torno no podía ahogarla y fue menester que los verdugos echándoles lazos al pescuezo y tirando de una y otra parte y dándole patadas en el estómago y pechos la acabaron de matar. Cerró la función el rebelde José Gabriel, a quien se le sacó a media plaza; allí se le cortó la lengua el verdugo y despojado de grillos y esposas le pusieron en el suelo y atáronle en las manos y pies cuatro lazos y asidos estos a la cincha de 4 caballos, tiraban cuatro mestizos a cuatro distintas partes; espectáculo que jamás se había visto en esta ciudad. Sigue describiendo el testigo presencial: no se si porque los caballos no fuesen muy fuertes o el indio en realidad fuese de hierro, no pudieron dividirlo, después de un largo rato que estuvieron
    tironeándole, de modo que lo tenían en el aire en un estado que parecía una araña, tanto que el Visitador Areche movido de compasión, para que no padeciese más aquel infeliz despachó de la Compañía de Jesús, desde donde dirigía la ejecución, una orden mandando le cortasen el verdugo la cabeza, como se ejecutó. Después se colocó el
    cuerpo debajo de la horca donde se le sacaron las piernas y los brazos; esto mismo se hizo con la mujer y a los demás se le sacaron las cabezas para enviarlos a distintos pueblos. Los cuerpos del indio y su mujer se llevaron a Picchu, donde estaba formada una hoguera en la que fueron arrojados y reducidos a cenizas, las que fueron arrojadas al aire y al riachuelo que por allí corre. De este modo acabaron José Gabriel Túpac Amaru y Micaela Bastidas cuya soberbia y arrogancia llegó a tanto que se nominaron Reyes del Perú, Chile, Quito, Tucumán y otras partes, incluido el Paitití”. Su hijo Fernando
    de 12 años en el instante que lo masacraban a su padre dio un gritoaterrador, que sigue retumbando los andes como diciéndonos hagan justicia, que la muerte de mi padre no sea envano y que no se repita. jamás.
    “Este día concurrió un crecido número de gentes, pero nadie gritó ni levantó la voz; muchos hicieron reparo y entre ellos no se veían indios a los menos con el traje que usan. Suceden algunas cosas que parece que el diablo las trama y dispone, para confirmar a estos indios en sus abusos, agüeros y superticiones. Dígales porque habiendo hecho un tiempo muy seco y días muy serenos, amaneció tan nublado que
    no se le vio la cara al sol amenazando por todas partes en llover y a la hora de las 12 en que estaban tirando los caballos a José Gabriel se levantó un refregón de viento y tras este un aguacero, que hizo que toda la gente y aun los guardias se retirasen a toda prisa. Termina describiendo el testigo presencial: esto ha sido causa de que los
    indios se hayan puesto a decir que el cielo y los elementos de la naturaleza, sentían la muerte del Inca, que los españoles inhumanos e impíos estaban matando con tanta crueldad”.
    Así nace Josè Gabriel Condorcanqui noguera Tupac Amaru ii para la inmortalidad el 18 de Mayo de 1781, Su gloria seguirá creciendo como crece la sombra cuando el sol declina.
    BIBLIOGRAFÍA
    1. Levin Bolislao. La Revolución de Túpac Amaru y los Orígenes de la
    Emancipación Americana, 1967
    2. Valcarcel Carlos Daniel. Túpac Amaru El Revolucionario, 1970
    3. Bonilla José. La Revolución de Túpac Amaru 1971
    4. Vega Juan José. José Gabriel Túpac Amaru, 1969
    5. Sivichi Atilio. La Revolución Social de los Tupac Amaru 1979
    E mail goo.ara@gmail.com

Leave a Reply